0

La "Puesta de Corto" como alternativa a la celebración de Bautizo

Cada vez somos más papás los que hemos tomado la decisión de no bautizar a nuestros hijos para dejarles a ellos la posibilidad de decidir por sí mismos si desean o no ese tipo de educación religiosa.


Esta alternativa a la celebración de Bautizo se me ocurrió porque, tanto Candela como Inés, sí que iban a ser Bautizadas, y mientras mis cuñadas hablaban de la celebración, de los preparativos y de cómo iban a vestir a las enanas, pensé ¿Por qué sólo una celebración para la iniciación en el Cristianismo y no una celebración por la llegada de Casilda a este mundo? Al fin y al cabo las celebraciones son un motivo de alegría y yo estoy más que feliz de haber tenido a mi princesita, por lo que decidí que también iba a celebrar este acontecimiento tan especial para cualquier mamá, que es el nacimiento de un hijo.


Me encanta la original idea de  llamarlo “Puesta de Corto“, obra de una de mis grandes amigas que adora a su sobrina postiza (¡Gracias por la idea Marta!), quien pensó que, debido al tamaño de la homenajeada, no podría ser de otra manera que una fiesta de puesta de corto en contraposición a las famosas puestas de largo que, en antaño, se celebraban para presentar en sociedad a las jovencitas que por fin alcanzaban la mayoría de edad . ¿No os parece una alternativa perfecta para aquellos que optéis por el no bautizo de vuestro hijo?


Así pues, me puse manos a la obra y decidí preparar una Puesta de Corto inolvidable en el jardín de mi casa.


Estuve indagando por internet mucho, buscando consejos en varios blogs de decoración, viendo las combinación con los colores flúor que se llevaron este (ya casi finiquitado) verano, y sobre todo tratando de darle un toque bucólico que tanto me apasiona, combinándolo con el evento propio de la llegada de un bebé, y el resultado fue el siguiente





Los pompones que colgué de las ramas de los árboles los hice junto con mi amiga Marta, (que estuvo produciendo conmigo a pesar de haber estado trabajando hasta tarde), la verdad es que me llamaron la atención porque los he visto en numerosos escaparates de tiendas ideales de la calle, por ejemplo el escaparate de Amichi (porque eran enormes), y adornando el espacio de Federica&Co en la calle Hermosilla, 26, un espacio innovador, que me enamoró locamente por su tremendo romanticismo y que comparte con otras empresarias, una vez entras quedas hechizado y es difícil salir, recomiendo del todo dejarse caer por este pequeño país de las maravillas en pleno barrio de Salamanca.


Total, que decidí investigar más para ver si era capaz de conseguir hacerlos y “googleando” descubrí tutoriales que te guían paso a paso sobre cómo hacerlos, qué materiales usar y los distintos tamaños posibles, ¡el resultado el que veis! Pero si no eres muy amiga de las manualidades, hay una empresa (precisamente la que conocí en el espacio Federica&Co del que hablo arriba), Maison Pom Pom, que se encarga de hacerte todos los pompones que necesites para cualquier evento, siendo mucho más esponjosos y vistosos que los resultantes de manos aficionadas. Un paseo por su web no deja indiferente, recomiendo del todo echarle un vistazo.





La mesa la decoré con muchos motivos rosas y blancos propios de cualquier celebración de bautizo de una niña, muy tradicional, es cierto, también me planteé combinar los colores amarillo y rosa, o verde y rosa tan de moda en este momento, pero el color blanco acabó venciendo,  porque sin duda es el color más limpio y puro, y el que más se adecúa a la inocencia y pureza de un recién nacido.





Las galletas y dulces los encargué en una pastelería especializada en este tipo de diseños de repostería por encargo y que cualquier cosa que les pidas te la hacen increíblemente bien, yo ya les he hecho varios encargos y estoy encantada se trata de Bea,tartas con arte. En esta ocasión les encargué galletas con motivos relacionados con el nacimiento de un bebé, chupetes, biberones, un bebé o un carrito…






Para la decoración floral decidí que los ramos que mejor iban con mi jardín y con la decoración de la puesta de corto en particular, eran las flores silvestres de forma que diera la sensación de un ramo recién cogido del mismo jardín, destacando los tonos verdes, morados y rosas, de tal modo que hiciera consonancia con la fiesta para Cas.

La floristería a la que encargué todo se llama Bora, y la verdad es que coincido mucho en los gustos con ellos, encargo que les he hecho, encargo que ha sido un exitazo. Entrar en la tienda ya es una gozada.






Y por último, y con la mejor mención tengo que hablar  del autor de las fotos, Daniel Pérez, un gran profesional que, animado por mi gusto por lo bucólico y vintage decidió darle un toque especial a las fotos usando una cámara analógica de las antiguas, y el resultado es el que veis, ¿no es espectacular?

Otro día hablaré de la sesión que le hizo a Casilda con un mes de vida, impresionante! De hecho podéis verla si os pasáis por su página, donde podréis admirar muchos de los trabajos que ha hecho y entender así de lo que hablo.



Bueno espero que os haya gustado la idea alternativa al Bautizo y que os pueda servir a muchos de inspiración.


Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *