0

Bautizo de Inés

Me hace mucha ilusión la entrada de hoy, entre otras cosas porque me concedieron el grandísimo honor de ser la Madrina de mi sobrina canica Inés, la mediana de las canicas, y además de participar en la ceremonia me animaron a participar en la decoración del restaurante donde lo celebramos, el restaurante Rubido de Majadahonda, por lo que doble ilusión y doble diversión!



Ya he participado en otros eventos cercanos como decoradora oficial y lo cierto es que cada día me gusta más y cada día me lo paso mejor innovando e introduciendo nuevas ideas. Tengo varios proyectos para este otoño que me tienen con la creatividad al 100 por 100.



Para ser sincera, las fotos que realicé no han sido las mejores que he hecho, pero con el lío de la organización decorativa, más el papel de madrina y con Cas por ahí actuando al más puro estilo de bebé acatarrado fueron momentos de locura y las fotos terminaron quedando relegadas a un segundo plano, ¡grandísimo error!, lo sé,  porque no hay post que se precie con fotos de mala calidad, pero por otra parte, no puedo dejar de enseñar el resultado de un día espectacular de otoño en el que Inés recibió su Bautismo.

La verdad que el restaurante Rubido fue una gran elección por parte de mi cuñada, hubiéramos contado con la colaboración de mi gran amigo José Carlos Ruiz Corrales, un increible Chef que ha trabajado en Restaurantes como El Chaflán, Los Cedros de Pedro Larumbe, Novotel Campo de las Naciones, La Torcaz, o La Manduca de Azagra  entre otros, y que es con el que suelo contar para aquellos eventos en los que introduzco catering, pero como para este puente no podía contar con él, la segunda opción del restaurante Rubido, como digo, fue un acierto total. La gente fue especialmente atenta, la propietaria Mª José encantadora facilitándonos todo lo relativo a la decoración del local y, mención especial al catering que estaba todo delicioso! Desde Concanicas os damos las gracias y os mandamos un saludo especial!



Como estamos en otoño, y ya sabéis lo que me gusta a mí el otoño, decidí combinar algunos de los colores característicos de la estación junto con los propios de un bautizo, para conseguir un ambiente único mezcla de estación y acontecimiento, así pues, tiré de colores salmón y cremas para los pompones y la guirnalda de banderines, que, por supuesto no iban a faltar, y colores naranjas, blancos, rojizos para las flores y centros florales.



Y como es propio del otoño y del mes en el que estamos, me pareció muy oportuno usar como base de centro de mesa estas calabazas tan apropiadas y que combinadas con las margaritas quedaban ideales en las mesas de cocktail.



Las vitrinas de la pared estaban decoradas, inicialmente con botellas de vinos de renombre, pero no me parecía lo más apropiado para un bautizo, así que con el permiso de Mª José decidí suplantar por un día estas lujosas botellas por pequeños tiestos de celosías de colores puramente otoñales, rojos, naranjas y amarillos, las cuales cubrí con papel craft y adorné con un llamativo lazo blanco de seda.
Al final fueron un éxito y terminaron siendo el regalo de recuerdo del bautizo!, para el próximo está claro que habrá que imprimir en el lazo el nombre de la homenajeada para que sirva de recordatorio floral…de todo se aprende y todo sirve para progresar y dar rienda suelta a la imaginación de una…

Y después de pasarlo en grande, de aprovechar al máximo este día tan especial, nos decidimos hacer la foto finish con las protagonistas del blog, en especial la homenajeada Inés, por ello me despido hasta el próximo post y os dejo con Canicas y sus mamás! un beso fuerte a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *