0

Viajes

En nuestra familia somos unos enamorados de los viajes en general, pero cuando algo nos gusta en particular podemos llegar a obsesionarnos y MUCHO.

Como primer viaje familiar de Semana Santa, el viaje inicialmente preparado, fue algo modificado por Carlos,  y haciendo gala de sus maravillosas e inesperadas sorpresas, se las ingenió para llevarnos nada menos que a Eurodisney!



Sí, sé de sobra que es algo precipitado llevar a Cas a Eurodisney porque por su edad, no se iba a enterar de nada de lo que sucedía a su alrededor, pero lo cierto es que el mundo Disney de siempre nos ha tenido enamorados y nos entusiasma sentirnos como enanos cuando estamos allí, total, que el hecho de ir con niños, finalmente, se convierte en una excusa estupenda, y por supuesto, el hecho de tener una hija ya es el mejor pretexto de todos!


Como siempre hemos hecho, la primera noche la pasamos en París, tenemos especial cariño a esta ciudad, nos encanta, y hemos repetido varias veces, como novios, como marido y mujer, y ahora como familia, y no podíamos dejar a la peque sin su primera foto con la Torre Eiffel.

 
La verdad es que la ciudad desprende encanto por cada uno de sus rinconcitos, me encantan sus calles, sus edificios, sus extensas plazas o sus románticos puentes sobre el río Sena. Nunca me canso de pasear y pasear para encontrarme increíbles tiendas de ropa, sabrosos macarons, o aromáticos quesos franceses, con cada viaje hago nuevos descubrimientos que me enamoran aún más.
 
 
 
 
Y si encima la visita a París tiene como colofón unos días en Eurodisney, pues sueño cumplido. 
Como ya he comentado antes, vivimos nuestras estancias en Disney como enanos, a pesar del frío que pasamos, lo aprovechamos a tope, y más viendo a Casilda cómo disfruta con sus primos, porque aunque no apreciase el hecho de rodearse de todos los entrañables personajes de nuestros cuentos, ella estaba más que encantada de pasar el rato con sus primos, de verles reír, correr y hacerle carantoñas… sin duda su mayor placer cogerse de la  manita de su prima mayor Susi y pasear con ella. Ese ha sido su Disney particular, nada más despertarse la iba a buscar a su habitación para corretear el pasillo juntas. Felicidad para ambas, para la prima mayor y la prima menor de este lado de la familia.
 
 
 
La magia de Disney siempre está en el ambiente, y siempre quedarán las fotos como recuerdo de su primer viaje en sí, su primera cabalgata de quienes serán parte de sus personajes preferidos según los vaya conociendo a medida que crezca.
 
 
 
 
  o sus momentos en pandilla con sus primos.
 
Y mientras, sus papás, iremos disfrutando también de esas escapadas encubiertas detrás de los chiquitines.
 
 
Con este post he decidido abrir una nueva sección dedicada a los viajes, con el fin de compartir nuestras experiencias y que puedan servir de guía para todo aquél que esté interesado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *