2

Semana Santa II. Biarritz

Para retomar desde donde me quedé antes de todo el trajín de traslado, empezaré por la segunda parte de nuestro viaje de Semana Santa, destino Biarritz, y en concreto,  el Châuteau Clair de Lune.



No es la primera vez que íbamos a este Châuteau, la primera vez volvíamos de una aventura en coche desde París y lo encontramos sobre la marcha buscando un sitio donde hacer noche, y tras esa noche de paso decidimos que teníamos que volver a pasar más días. Llegó ese día y allá que nos dirigimos para pasar 4 días de absoluto y merecido descanso, buen comer, e inmejorable compañía la de la familia que somos.



Nada más llegar nos quedamos de piedra cuando vimos que nuestra habitación doble con cuna para bebé, se componía de dos habitaciones de matrimonio que compartían un baño. Techos altísimos, armarios restaurados, suelos de crujiente madera, una mezcla de estilos rural y señorial perfectamente combinados.


Ni qué decir tiene que comimos de lujo, desayunos a base de pan brioche y mermeladas caseras, tostadas, zumo y café recién hecho cuyo aroma subía al primer piso y es que recién levantados y con el estómago vacío algo así no tiene precio. El trato del personal exquisito, súper atento a la vez que discreto te dejaban las llaves del Châuteau para que tuvieras plena libertad y así poder entrar y salir a tu antojo, como si de tu familia se tratase.

A lo largo del día a parte de leer, o pasear por los grandes jardines del Châuteau con la enana que sólo quería andar y andar,



aprovechamos para conocer los rincones idílicos de Biarritz ya que era nuestra primera vez y tengo que decir que unido al tiempazo que nos hizo, terminé completamente enamorada del lugar, de sus casitas, su playa, su buen comer…




Y llegada la noche nada mejor que una cena en el restaurante Campagne & Gourmandise con una cocina inmejorable digna del país vasco francés



El restaurante esta situado a escasos metros del hotel, cruzando el jardín a pie, por lo que ir con Cas cenadita, en pijama y en su carrito no era nada engorroso y nos daba margen para cenar sin demasiados cambios que le alterasen el sueño. Además que al ser una niña tan tranquila nos permite disfrutar de un montón de cosas sin pasar por los agobios de llantos incontrolados (que también conocemos aunque no sean tan frecuentes)


En definitiva, Semana Santa completita, que nos hizo cargar pilas para la que se avecinaba y no nos cabe duda de que repetiremos en un futuro en mismo lugar y con las mismas personas, pues sé de otra más a parte de mí que se quedó melancólica perdida una vez se descubrió aquellos paisajes…













2 comentarios en “Semana Santa II. Biarritz

  1. Es un lugar espectacular…..la próxima vez me apunto hasta yo!!!!!
    Ahhhh…..me encanta Cas con sus botas amarillas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *