0

La hora Halloween. El misterioso leñador

Hace unas cuantas décadas, un humilde leñador, joven, fuerte,  lleno de vitalidad y alegría, vivía felizmente en una de las granjas de Belmont junto a su mujer y sus tres hijos. Su vida estaba plena,  razón por la cual se convirtió en obsesión de más de un envidioso granjero.


Una noche de Halloween, cuando todo el vecindario se preparaba para una gran fiesta, él fue a trabajar como cada día, despidiéndose de su mujer y sus hijos quienes se quedaron entusiasmados preparando la fiesta que por la noche iban a disfrutar como cada año.   

Cuando el leñador volvió a su casa, la encontró completamente vacía, no sólo la habían saqueado sino que, además, los animales habían desaparecido,  y, lo peor aún, no había rastro alguno de su familia. 

Desesperado acudió a los vecinos sin que éstos pudieran responderle de lo sucedido, es más, al verle en un estado atípico al que no estaban acostumbrados, muchos pensaron que estaba bromeando, por lo que decidieron acompañarle en la misma riéndose y despreocupándose de los hechos que estaba relatando.
Al ver que todos no le daban importancia alguna, decidió ir solo al bosque a buscarles. 


Llegada la hora bruja, la aldea entera se encontraba en plena celebración alrededor de una gran hoguera, cantando, bailando y disfrazados siguiendo las costumbres. De pronto, comenzaron a preguntarse donde estaría el leñador y su familia, por lo que decidieron ir a su casa a buscarles. Al llegar a su granja, se encontraron con el mismo escenario que horas atrás ya les había contado el leñador y fue justo en ese instante cuando cinco gritos espeluznantes procedentes del bosque se ahogaron en la noche. El primero de un hombre, después el de tres niños y finalmente el de una mujer.



Dice la leyenda de Belmont que durante las noches de octubre y hasta la llegada de la última coincidente con la noche de Halloween, un leñador misterioso vaga por los bosques de Suiza sin rumbo alguno. Quienes lo han visto al albor de la mañana, justo cuando la noche se despide, le describen con su hacha al hombro, su barba larga, sus ropas rasgadas y sus ojos rojos llenos de desesperación en busca de algo perdido y ven como se pierde su silueta entre las tinieblas.



Tras la llegada de la puesta de sol, las granjas que custodian los bosques escuchan, procedente de sus profundidades más oscuras, los golpes secos del hacha contra la madera, golpes sordos que se pierden con el eco que su sonido produce al rebotar en las montañas. Y cada noche, según se aproxima la fecha, los sonidos son más fuertes, más escalofriantes y, sobre todo, mucho más cercanos.


Muchos de los granjeros del lugar, al escuchar los primeros repiqueteos en los primeros días de Octubre, deciden emigrar a las grandes ciudades, hasta que llega el 1 de Noviembre, porque saben que si no se van, llegado el 31 de octubre a las 12 de la noche, cinco estrepitosos gritos de horror se escucharán durante largas horas hasta que se pierdan, junto con la noche, llegados los primeros rayos de luz.


Hay un montón de historias para estas fechas, miles de enigmas sin resolver que pasan de generación en generación hasta nosotros, y hoy en día, además, tenemos la grandísima suerte de encontrar páginas web que nos las cuentan, para todos los gustos y todas las edades. Merece la pena visitarlos y completar con ellos la noche más terrorífica.

Para los más pequeños, yo dibujo propone lecturas muy suaves en las que cuenta la simbología y orígenes de la noche. Además te ofrece manualidades para hacer con ellos.

Para los más valientess, en Halloween podréis encontrar relatos un poco más terroríficos  que te mantendrán en vela toda la noche y alguna que otra más….
  
Y una página dedicada por entero a Pasar Miedo de verdad, en la que encontrarás no sólo historias, si no también temática dedicada a los monstruos, extraterrestres, enigmas y demás. También encontraréis un apartado de películas donde aparecen listadas las últimas novedades concernientes al cine de terror. ¡Perfectas para ver esa noche!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *