2

Zurich

Este fin de semana estuvimos de excursión conociendo la parte alemana de Suiza, para conocer más a fondo este país.

Es impresionante como sin darte cuenta, pasa tan desapercibido el cambio de idioma y cómo tan pronto estás leyendo carteles en francés como de pronto está todo en un, para nosotros, imposible alemán!
Ya sé que con España y Portugal o España y Francia, pasa lo mismo y la sensación puede ser la misma para todos nosotros, pero yo lo viví con mucha más intensidad, probablemente porque ya estoy haciéndome al francés y el contraste con el alemán ha sido más significativo.


Nos alojamos en Luzern, una ciudad de ensueño para los romanticones, pero de ella hablaré en otro post, para poderle dedicar el tiempo y las palabras adecuadas.

Zurich nos quedaba a media hora, así que decidimos ir a pasar el día allí, ¿cómo no visitar la ciudad premiada en dos ocasiones consecutivas como la de mejor calidad de vida del mundo? Es visita más que obligada! Lo cierto es que con sólo un día te quedas corto sin alcanzar a ver todas las posibilidades que tiene la ciudad, pero con tan poco tiempo y limitados por un bebé que ahora mismo no quiere saber nada de su carrito y que su mayor pasión es curiosearlo de forma totalmente independiente, no queda otra que limitar las visitas e intentar conocer lo más importante.

1. Parque Lindenhof

Nuestra primera parada fue este maravilloso parque desde el que tienes unas vistas increíbles de Zurich y su casco antiguo. 






Además es un lugar emblemático con mucha historia para los suizos ya que diversos acontecimientos importantes han tenido lugar en este mismo lugar, entre otros el famoso juramento a la Constitución Helvética y otros más que podéis encontrar en sobre Suiza y Zuerich.

Vistas idílicas donde las haya, desde luego, que además contrastaban con los colores otoñales haciendo unas mezclas intensísimas que embellecían aún más el paisaje.



Es una gozada ver desde aquí la división que hace el río Limmat de la ciudad de Zurich antes de desembocar en el lago Zurichsee.

Con vistas al Monasterio hoy en día convertido en la Facultad de Teología de la Universidad de Zurich



2. Bajamos las calles en pendiente hasta llegar al río Limmat

Allí una pequeña plaza plagada de coloridas flores con un tiovivo donde disfrutaban los más pequeños y que fue objeto del embelesamiento de Casilda, nos acercaba un poco más la bellísima Catedral de Grossmünster mientras el ambiente se llenaba de aromas de castañas asadas por todas partes.
La Catedral de Grossmünster destaca por sus dos campanarios idénticos, es de estilo románico y hoy día de culto protestante. Merece la pena ampliar más detalles sobre la Catedral si estáis interesados. 



3. Paseo por la orilla de la Catedral desde donde se ve la otra gran Iglesia de Zúrich, la Abadía de Fraumünster. 



4. Paseo por el casco histórico
Nos perdimos por sus callejuelas empedradas y llenas de turistas aprovechando que después de comer el sol salió e inundó la ciudad de Zurich que tan acostumbrada está a su ausencia. Así que fue una tarde muy buena para aprovechar sus calles llenas de encanto bañadas por la luz del sol.





 Me encanta el detalle de la vaca en el balcón del famoso hotel Adler de Zurich, está en pleno centro y tiene bastante fama, así como su restaurante Chuchi justo en la planta baja, donde podrás degustar platos suizos tan típicos como la fondue suiza  o el rösti (un plato cuyo ingrediente principal son las patatas fritas y que se mezcla con quesos, verduras, hierbas, panceta y lo que se les ocurra)


5. Último paseo imprescindible y de camino al coche ya, por la famosísima calle de la Estación Central de Zurich que alberga todas las más importantes firmas de ropa y demás tiendas exclusivas como joyerías o relojerías Suizas, vamos, la créme de la créme de las compras y de los bolsillos que se lo puedan permitir! Esta calle se llama Bahnofstrasse y además de estar entre una de las diez calles más caras del mundo es una calle preciosa, llena de luz y de vida de quienes transitan por ella, no podía faltar un paseo por la misma.



Nos quedamos con las ganas de visitar el famoso museo de arte de Zurich, Kunsthaus pero no pudo ser, así que nos lo reservamos para nuestra siguiente visita que, espero no se haga esperar demasiado. 
Sé de una que va a querer repetir pronto porque se lo pasó como la enana que es y disfrutó absolutamente de todo sin quitarse la sonrisa de la cara.



2 comentarios en “Zurich

  1. Que paseo más bonito!!! Estas ciudades con sol son una maravilla, pero también con nubes y lluvia tienen un encanto especial por lo cuidadas y decoradas que las tienen. No me habría importado vivir una temporada en una ciudad del centro o norte de Europa, son tan diferentes de las nuestras tan mediterraneas. besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *