8

DIY: un canapé japonés

Los que me vais conociendo ya sabéis que me gusta mucho el estilo de campo, los muebles hechos a base de madera apenas tratada me tienen enamorada. Me apasiona este estilo rural para cualquier tipo de casa, incluso para un quinto piso, me gusta crear ese ambiente que te permita desplazarte a un rincón de la montaña con olor a bosque, a setos húmedos recién cortados o a campos de lavanda. Es conseguir el aire puro en medio del caos de la Gran Vía.

Paisaje

Estar aquí nos dio a Carlos y a mí la oportunidad de retomar un propósito incumplido, el de  poder diseñar nuestros propios muebles, algo que queríamos haber hecho al casarnos y que por trabajo, compromisos o el ajetreo propio de Madrid, nunca nos permitimos. Pues bien, aquí decidimos aprovechar más tiempo libre alternando las visitas turísticas con los open air workshops  de fin de semana. Primero fue la mesa palet que hice para el salón, después el canapé de inspiración japonesa para la cama.

all_bed

La tala de árboles está a la orden del día y las granjas de madera no pasan desapercibidas. De ahí sacamos las vigas para construir el canapé y nos pusimos manos a la obra. Bueno, confieso que esta vez el máximo artífice de la operación ha sido Carlos, ya que mis brazos y espalda se negaron en rotundo a siquiera acercarse.

1- Lo primero de todo fue tomar las medidas de la cama para ajustar las vigas de tal modo que sobresalieran un poco, siempre teniendo en cuenta aquellas que formarían el cabecero y así evitar quedarnos cortos, o pasarnos de longitud.

Serrando Serrar

 

Lo que sobró es un gran candidato a convertirse en unos taburetes inspirados en la colección de este pasado invierno en  zara home y que veréis en mi wishlist de las Navidades pasadas.

taburetes

2- Después lijamos toda la madera para limpiarla bien de astillas y por supuesto, de suciedad, no deja de ser una madera que ha estado a la intemperie.

lijado

Lijado_2

3- Finalmente aplicamos un líquido desinfectante que venden en cualquier tienda tipo Leroy Merlín, (la de aquí se llama Hornbach, y es el paraíso de los manitas). Esta vez preferimos no darle la mano de aceite de tekka ya que el color que quedó tras el lijado, de tono un poco rojizo, nos gustó más que el efecto que quedaba con el aceite.

detalle canape

 

Pies_cas

Para el cabecero pusimos doble viga, la de arriba más corta que la de abajo para que formara una especie de mesilla de noche y, aunque la lámpara no es la definitiva porque creo que resulta desproporcionada, explica la idea de mesilla de la que hablo.

cabecero_mesa cabecero

 

feet_perspect

Sé que es un DIY complicado y que no todos podemos meter vigas de semejante tamaño en un quinto piso, pero aquí se presentó la oportunidad y no pudimos rechazarla. Los resultados finales a mí me han encantado, quedando una habitación ideal perfectamente integrada en el paisaje Alpino. ¿No os parece?

Pisaje_integrado

8 comentarios en “DIY: un canapé japonés

    • Ester, yo pensaba como tú, pero cuando tienes tiempo, ilusión y cabezonería 😛 haces malabares para conseguir lo que sea!! Un besazo!

    • Bueno currada la de Carlos, yo me lo pasé pipa haciendo fotos y viendo el resultado mientras jugaba con Cas…así cualquiera verdad!! Pero si me hubiese puesto lo hubiera conseguido también! que no se diga que somos unas flojas…jejeje
      Las vistas un lujo que estamos aprovechando a tope porque se nos acaba…(snif snif). Otro besote!

  1. Qué chulada de cama!! yo claro que me veo incapaz de hacerlo pero siempre me han encantado los tatamis japoneses! Y ahora qué vas a hacer con ella? Seguro que has buscado una muy buena opción!! Enhorabuena por el post María!

  2. Os ha quedado preciosa!! Trabajar la madera debe ser especial, con ese olor tan rico a naturaleza. Esas vistas son impresionantes!! Guárdala muy bien en la mente para cuando pasees por la Gran Vía;)
    Besitos;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *