10

Petit Suisse de chocolate

Después de una semanita de mantenimiento y mejora interna del blog, (porque hacerme con wordpress está siendo una odisea para mí), vuelvo, un poco atorada, pero con mil ganas de compartir más cosas con vosotros.

Durante estos días he tenido tiempo para pensar en que, tanto tiempo añorando la comida española, me ha impedido centrarme en la investigación de las bondades culinarias de Suiza y, el caso es que se nos acaba el tiempo y nos volvemos, con un máster en raclett, fondues y su “horrible” chocolate, pero sin indagar un poco más en los platos típicos de la región, que no son pocos.

Hoy he decidido brindar un pequeño homenaje a los suizos con este eterno compañero de meriendas de la infancia, el petit suisse. Y nada mejor que un petit suisse a base de este tesoro oscuro, porque lo que venden aquí, desde luego ¡chocolate no es! Tiene que ser algo más que desconocemos y que, sin lugar a dudas, debería estar prohibido.

Cierto es que no me ha sido nada fácil encontrar la receta por aquí en Suiza, y que investigado incluso he dado con información que atribuye el origen del petit suisse a la región de Normandía, por lo que no es un plato típico de aquí, pero sí lo son todos sus ingredientes, y además son ¡ingredientes estrella! Por lo que me ha parecido una buena opción para empezar a rendirles este pequeño tributo.

Así que, como aquí no he dado con la receta típica, he recurrido a nuestros recetarios blogueros y ahí he encontrado un montón de ellas a cada cual más apetitosa… Finalmente he elegido la propuesta de Thermorecetas por ser muy fan de la Thermomix.

Ingredientes

Preparación

Dejamos la gelatina en agua fría para que se hidrate.

Durante 6 minutos, a 90º,  y a velocidad 2, calentaremos el chocolate y la leche.

Escurrimos la gelatina y la incorporamos al vaso mezclando durante 30 segundos a velocidad 3.

Sumamos el queso Philadelphia y el queso fresco, la nata, y el azúcar y lo mezclamos 30 segundos a velocidad 3.

Ponemos en los recipientes para que se enfríen a temperatura ambiente y después los metemos en la nevera para que se vuelvan más compactos antes de saborearlos.

petit suisse petit suisse2 petit suisse3

El resultado ha sido todo un exitazo, para quien quiera probarla, es una receta deliciosa y muy sencilla de hacer.

petit suisse_empty

¡Que lo disfrutéis!

 

 

10 comentarios en “Petit Suisse de chocolate

  1. Los pettit suisse de chocolate son sin duda el postre favorito de mi hija Marta. Tanto que tengo que “racionarselos” porque podría alimentarse solo de ellos, así que no dudes ir probaremos tu receta.
    Debo añadir que es muy rarita para probar platos nuevos así q te prometo que como le gusté pondremos una calle con tu nombre o algo así!!
    Muchos besos para los tres!!!

    • Cris, Casilda se ha hecho fan total, yo creo que vas a triunfar y va a ser un exitazo con Martita…y dentro de unos meses triunfará con Mario! estoy segura porque con esos mofletitos redonditos tiene que saborearlo todo fenomenal! jejeje un beso a los 4!

  2. Si es de chocolate seguro que está delicioso… y si es de Thermomix me lo apunto porque yo de otra forma no cocino jajaja.

    Qué decís de la operación biquini??? Pero si corriendo no nos hace falta nada de eso… jijiji

    Besos

    Ester Con Ojos de Canica

    • Gracias Ruth!! ya sabes…probando y mejorando… pero la luz de Suiza ayuda muchíiiisimo, y también el nuevo objetivo!! un beso enorme!!

  3. A estos dulces, mi abuela los llamaba “turroncillos de Villarriba de abajo”, y se ofrecían para su consumición a los asistentes pesimistas (personas que dan el pésame) durante el velatorio de algún difunto. La diferencia reside en que ella, en vez de chocolate utilizaba doradas sardinillas en arenque, de tamaño medio, que una vez troceadas y mezcladas con las nueces alcanzaban un saborcillo caracterizado por el olor a sótano húmedo, con lo que conseguía que la consumición de los dulcecillos fuera escasa. Las abundantes sobras eran ofrecidas a los asistentes durante el siguiente duelo.
    Yo creo que tu receta está mejor. Pero ofrécelos en otro tipo de evento, porque en caso contrario la totalidad de lo confeccionado se acabaría pronto y te verías obligada a incrementar las reservas.
    Un beso para cada uno. (total tres)

    • Es una muy buena receta de la que, sin duda, tomo nota desde ya para esas visitas incómodas que vienen a perturbar las calmas de los hogares. Gracias por compatir tan suculenta receta, está claro que la tatarabuela no se andaba con chiquitas…¡vaya carácter! 😉 un besote muy gordo también de los 3!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *