2

Diástasis abdominal tras el parto

Una secuela importante que me quedó tras el embarazo de Casilda fue la diástasis de los músculos abdominales. Para mí fue bastante molesta, pero lo fue porque hasta que me la descubrió mi osteópata fue un largo proceso.

PORTADA

Pasados unos meses después del parto, (si no recuerdo mal, unos 4 ó 5 meses después) empecé a notar una molestia en el lado derecho de la cadera que se extendía por el lateral hasta llegar a la zona lumbar. Acudí a un traumatólogo quien me dijo tras una resonancia que me tenía que operar urgentemente de la cabeza del fémur porque estaba muy desgastada y se me podía romper con un movimiento brusco, y que desde luego me tenía que olvidar de la práctica de ningún deporte, ni siquiera yoga…  Como es lógico y ante la alarma tan grande, decidí visitar a otro traumatólogo, el cual discrepó (afortunadamente) de lo que decía el anterior, no obstante este nuevo consideraba que había sido una lesión deportiva en la ingle y que necesitaría de más pruebas para buscar exactamente el origen mientras me recomendaba un reposo absoluto para no empeorar.

Mientras tanto y, esperando entre prueba y prueba, decidí visitar a mi osteópata quien, a decir verdad, siempre ha sido la solución a todas mis dolencias. Acudí a ella con todas mis pruebas y lo vio clarísimo. Tenía diástasis abdominal a causa del embarazo.

Cuando va creciendo la tripita a lo largo del embarazo, los músculos abdominales se separan hacia los laterales para dejar espacio al bebé en tu abdomen. Tras el parto, muchos músculos vuelven a su ser con el tiempo, otros no y lo normal es que se hagan una serie de ejercicios que fortalezcan la zona y la dejen tal y como estaba, pero han de ser específicos pues de lo contrario y si se tratan de fortalecer con los ejercicios abdominales convencionales, podrían llegar a agravar el problema y terminar derivando en una intervención quirúrgica para colocarte una malla que los sujete y evitar así una hernia indeseada.

En mi caso la diástasis era bastante exagerada (se considera diástasis cuando la separación entre los rectos abdominales es de 2,5 cm como mínimo), por lo que junto a unos ejercicios de abdominales básicos, tuve que compañarlos de tiras de kinesio durante los 3 primeros meses, para, de este modo, poder sujetar los músculos y evitar así una mayor separación.

Los ejercicios me ayudaron a recuperar mi abdomen y a fortalecerlo lo suficiente como para que en este segundo embarazo no me haya acusado demasiado, pues ya me avisaron de que volvería a tenerla, pero en mucha menor medida que la vez anterior y eso es  porque mi musculatura se ha mantenido fuerte. Son unos ejercicios con muy buen resultado por lo que los volveré a realizar una vez pasada la cuarentena para así ayudar más a la zona abdominal a recuperarse del todo.

Y aquí van los ejercicios de ABDOMINALES BÁSICOS que me ayudaron a recuperar mi musculatura abdominal tras el embarazo, aunque sí que aconsejo que se hagan bajo la supervisión de algún especialista para cerciorarnos de que los hacemos correctamente y sobre todo que no estén contraindicados en nuestro caso concreto.

1) Durante los 2 primeros días tumbados boca arriba y con las rodillas flexionadas realizar unas respiraciones abdominales hundiendo el ombligo bajo nuestras manos previamente  colocadas en el abdomen. Las respiraciones serán profundas durante un periodo de 5-10 minutos y a realizar 3 ó 4 veces al día. Después realizaremos este mismo ejercicio a diario a modo de calentamiento previo al resto de la tabla y con una duración de 2-3 minutos.

2) En la misma posición anterior bascular la pelvis de modo que llevemos el ombligo hacia el suelo dejando las lumbares apoyadas sobre el mismo. A medida que vayamos avanzando los días procuraremos aguantar más tiempo con las lumbares apoyadas en el suelo mientras respiramos. Entre 10 y 15 repeticiones es lo necesario para realizar este ejercicio.

3) Al séptimo día añadimos este ejercicio en el que, otra vez partiendo de la posición anterior, basculamos la pelvis elevando las caderas ayudados por los glúteos, aguantando entre 5 y 30 segundos en la posición elevada. Después volveremos a la postura inicial descendiendo vértebra por vértebra como si se tratara de una cremallera. Repetir entre 10-15 veces.

Bascular pelvis

4) Por último, hacia el día 10 ó 15  y siempre que estemos  suficientemente fuertes empezamos la tabla, que consiste en posicionarse boca abajo con los codos apoyados y antebrazos paralelos con las palmas de las manos apoyadas en el suelo. Subiremos la pelvis tirando del ombligo hacia arriba y buscando mantener la espalda totalmente recta, procurando evitar la curvatura natural de las lumbares. Aguantar entre 5-40 segundos cada repetición.

latabla

No llevan mucho tiempo y son fáciles de incluir en una rutina deportiva, pero insisto en que es importante que los hagáis bajo supervisión de un especialista  que os esté haciendo seguimiento de vuestro caso concreto.

Feliz martes y feliz Semana Santa para todos aquellos que ya la estéis disfrutando.

 

 

 

2 comentarios en “Diástasis abdominal tras el parto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *