8

Una auténtica crêperie suiza

Pensaba que todos las creperías era iguales, de hecho en Madrid apenas íbamos a una porque todas me parecían lo mismo y solía salir con un dolor de tripa importante debido al empacho. No me interpretéis mal, esto no es más que un acto de glotonería, me gustan, ¡y mucho!, pero precisamente por lo que me gustaban y por salud, terminé por evitarlas.

Le chandeleur_creperie

Leer más

0

Un paraíso de juegos para niños

Paseando por Vevey, uno de los pueblecitos vecinos de Lausanne y que os presentaré pronto, descubrí la Ludothèque “La Luciole”, y, llamadme torpe, pero desconocía el funcionamiento de estos mini centros para los peques, así que cuando entré a informarme y me contaron el funcionamiento me quedé fascinada por la idea que me resultó buenísima a la par que original.



Y es que tras convertirme en madre primeriza, el hecho de tener a Casilda no sólo ha despertado en mí un sinfín de inquietudes nuevas que quiero abarcar todas a la vez, sino que me está acercando a un mundo nuevo que no sabía que existía. En parte es lógico, todo es nuevo para nosotras, al igual que lo es para ellos, por eso es tan bonito porque descubrimos muchas cosas juntos.

Una ludoteca es un centro de ocio infantil donde acudes con tus hijos a jugar, bien allí mismo, o bien “alquilando” los juguetes que tienen para disfrutarlos en casa por un tiempo determinado, puede ser por una semana, dos y hasta tres como máximo, según el uso que le de tu pequeño al juguete en cuestión.
Si habitas en Vevey pagas una tarifa fija de abonado anual de 25 CHF o bien de 30 CHF si habitas en otro lugar, después, dependiendo del juguete a alquilar y el tiempo que quieras tenerlo pagas 1 ó 2 CHF.
Además también acogen todos aquellos juguetes que ya no se usan en casa para que otros niños puedan disfrutarlos y así evitar la pena de pensar que los estás tirando a la basura.


La sala es amplia para jugar cómodamente varios niños y pone a tu disposición un montón de juguetes para elegir, todos perfectamente ordenados (da gusto verlos)



a la derecha triciclos o correpasillos junto a una estantería repleta de juegos de mesa para que empiecen a familiarizarse con ellos, o si ya lo están, para que desarrollen su destreza.


Y a la izquierda juguetes de todos los tamaños y colores, para que los niños se vuelvan locos y pasen una tarde inolvidable.


Me encantó la idea de traer aquí a Casilda para cambiar y probar nuevos juguetes sin necesidad de comprarle otros.

He estado investigando y buscando ludotecas que me queden más a mano de casa para llevar a Casilda y he descubierto que aquí, en Suiza, hay bastantes, por lo que me he animado a  buscar lo que se cocía por España y he dado con un listado completísimo en Cyberpadres donde aparecen enumeradas por provincia y donde Madrid, en concreto, tiene unas cuantas, por lo que no dudaré en ir a conocerlas en alguna de nuestras visitas.

¡Feliz fin de semana lleno de diversión!

0

Receta de Lasaña ligera

Para reducir los impertinentes kilitos ganados durante el verano y a la vez no morirnos del aburrimiento, decidí hacer una alternativa ligera a la lasaña. El resultado, como imaginaréis es el evidente, una lasaña de verduritas. Claramente os preguntaréis ¿qué tiene esta lasaña de novedosa hoy en día? Pues bien,

Las novedades en esta lasaña
1- Que lleva tomate natural
2- Y que no lleva bechamel

Ingredientes para 4-6 personas
– 1 calabacín
– 1 berenjena
– 1 puerro grande
– 1 puñadito de tomates cherry
– 1 zanahoria
– Láminas de pasta para lasaña que no requieren cocción previa
– 100 gr de queso rallado emmental (opcional, sólo para gratinar)
– 200 gr de queso fresco que cortaremos en láminas
– Sal
– Pimienta (o cayena para los amantes del picante como nosotros)

Preparación
Poner las láminas de pasta a remojar (el número de láminas dependerá del tamaño de la fuente, yo usé un total de 12 ) para reblandecerlas.
Cortar el calabacín y la  berenjena en dados, los cherries en mitades, el puerro en láminas, y rallar la zanahoria.


Freímos todos los ingredientes en una sartén a fuego medio hasta que queden todas las verduras bien cocinadas. 
Salpimentamos durante su cocción (yo puse el picante a posteriori por Casilda).



Precalentamos el horno a 180º mientras colocamos la lasaña en la fuente del siguiente modo:
láminas, relleno a base de verdura, lonchas de queso fresco, láminas de pasta, relleno, lonchas de queso fresco (y así hasta que se acabe el relleno) pones una última capa de láminas de pasta, y metes al horno durante unos 30 minutos más o menos, dependiendo del horno. (Mejor ir comprobando y pinchando la pasta para ver que está blandita). Pasado este tiempo, se añade el queso emmental rallado y se gratina por 10 minutos aproximadamente, hasta que empiece a dorarse o tostarse según los gustos de cada uno.



El resultado…, repetimos dos veces y la peque fue la que más disfrutó, bueno, y yo con ella, porque no hay manera de que tome leche ni derivados y conseguir esconder el sabor entre los demás ingredientes fue todo un acierto.
Sin duda una alternativa más ligera de lo normal para comer lasaña.

¡Bon appetit!

0

Viaje a Gruyères Suiza

Esta semana y aprovechando que estamos en el mes de las vacaciones por excelencia, voy a continuar en la tónica de hablaros de lugares que visitar para todos aquellos curiosos que, como nosotros, disfrutéis mucho de este arte que es el del viajar.

En esta entrada quería presentar el pueblo de Gruyères en Suiza, perteneciente al cantón de Friburgo y con una tradición quesera que ha traspasado nuestras fronteras con su conocidísimo queso que lleva su nombre.


allthingseurope.tumblr.com
101lugaresincreibles.om  Jess&petergadner.com


El pueblo es pequeñito, formado prácticamente por la plaza de la foto y el Castillo o Chateaux de Gruyères. De estilo medieval, se conserva como tal, guardando la esencia propia de la época y como si de un cuento de Guillermo Tell se tratara.


La plaza es encantadora como se puede apreciar en las fotos, y está rodeada de casitas que parecen de muñecas, la mayoría de ellas  convertidas hoy en restaurantes para turistas, o tiendas de souvenirs donde encontrarás todos los artículos que quieras llevarte de recuerdo.

Al atravesar el pueblo llegas al imponente Chateaux que invita del todo a conocerlo y una vez  dentro cualquiera será capaz de dejar volar la imaginación y recrear un día en sus dependencias; la entrada y salida de carromatos, los condes llegando sobre sus elegantes corceles, el trasiego de los que en él vivían a diario o reconstruir las elegantes estancias y que yo imagino de marcado estilo gótico.



Una vez terminada la visita al Chateaux, lo mejor es sentarse a comer una típica fondue o raclette. Estaba buenísima y nos encantó su presentación pero además la disfrutamos el doble gracias a un grupo enorme de gente que iba vestida de época que paseaba por la plaza con la normalidad de un día cualquiera por aquel siglo XV, por lo que nuestra excursión se hizo muchísimo más auténtica gracias a ellos.

Finalmente, y para rematar el día, no puedes marcharte sin comprar una variedad de diferentes Gruyères para casa, añejos,  nuevos, salados o dulces…porque, al ser la especialidad de la región, lo tienes en todas sus variantes y tamaños. 
Sí quiero puntualizar que en cuanto a su sabor no tiene nada que ver el gruyères de aquí con el que conocemos y nos llega a España, está claro que todos nos guardamos lo mejor y exportamos lo menos bueno de nuestros tesoros culinarios.

0

EN LA PROVENZA

Por nuestro quinto aniversario de boda, aprovechando que nos quedaba cerquita y cumpliendo uno de mis caprichos, fuimos a conocer La Provenza.

Esta región del sur de Francia tan en la cresta de la ola hoy por ser inspiradora de la decoración de muchos hogares, desprende encanto hasta el último rinconcito.

Cuando estás llegando sorprenden sus largos caminos custodiados por frondosos árboles que los llenan de sombra e invitan a tumbarse dejando pasar las horas contemplando como los mueve el viento. 


Los paisajes llenos de viñedos o flores de lavanda son infinitos y sólo interrumpidos por los pueblecitos que se integran, de forma perfecta, en el entorno natural.

Bonnieux, Gordes, Avignon, Lacoste, Aix en Provence, o St Rémy de Provence, fueron algunos de los lugares que visitamos y que nos enamoraron, por sus gentes, sus mercadillos tan únicos y exclusivos y sus brocantes con piezas únicas y antiquísimas. Todo ello es la esencia principal de esta región que huele a lavanda, a jabón, a especias, suena a fiesta y se llena de guirnaldas de luces al irse el sol.










Es todo un lujo levantarse por las mañanas en medio de un entorno idílico, donde todo se ralentiza, se vive cada segundo y se afinan los sentidos.
El aroma a café y bollería recién hecha y las mermeladas caseras es el comienzo para un día perfecto en el que tendrás mucho que ver, recorrer, y cómo no, comprar!







La decoración provenzal no sólo es fuente de inspiración en sus entornos exteriores, sobre todo el uso de sus colores predominantes en puertas y ventanas, como el mint, azul o el gris.






También nos inspiran sus interiores, sus decapados, ese aspecto avenjentado-desgastado que sólo el auténtico paso de los años es capaz de conseguir.



Yo no pude por más que hacerme con algunos objetos viejos para practicar el decapado y estoy deseando ponerme manos a la obra a ver si consigo el efecto buscado.
Pero eso será en otro post. 


¡Feliz semana!


1

Notando ausencias…!

Esta es la parte floja de la aventura. Las ausencias! 

Y entonces es cuando aparecen, vienen a visitarte y te recargan las pilas para otra temporadita más!! Qué ganas de ver el reencuentro de las Enanas, ya va queda do un poquito menos!!



Feliz fin de semana!!
2

Semana Santa II. Biarritz

Para retomar desde donde me quedé antes de todo el trajín de traslado, empezaré por la segunda parte de nuestro viaje de Semana Santa, destino Biarritz, y en concreto,  el Châuteau Clair de Lune.



No es la primera vez que íbamos a este Châuteau, la primera vez volvíamos de una aventura en coche desde París y lo encontramos sobre la marcha buscando un sitio donde hacer noche, y tras esa noche de paso decidimos que teníamos que volver a pasar más días. Llegó ese día y allá que nos dirigimos para pasar 4 días de absoluto y merecido descanso, buen comer, e inmejorable compañía la de la familia que somos.



Nada más llegar nos quedamos de piedra cuando vimos que nuestra habitación doble con cuna para bebé, se componía de dos habitaciones de matrimonio que compartían un baño. Techos altísimos, armarios restaurados, suelos de crujiente madera, una mezcla de estilos rural y señorial perfectamente combinados.


Ni qué decir tiene que comimos de lujo, desayunos a base de pan brioche y mermeladas caseras, tostadas, zumo y café recién hecho cuyo aroma subía al primer piso y es que recién levantados y con el estómago vacío algo así no tiene precio. El trato del personal exquisito, súper atento a la vez que discreto te dejaban las llaves del Châuteau para que tuvieras plena libertad y así poder entrar y salir a tu antojo, como si de tu familia se tratase.

A lo largo del día a parte de leer, o pasear por los grandes jardines del Châuteau con la enana que sólo quería andar y andar,



aprovechamos para conocer los rincones idílicos de Biarritz ya que era nuestra primera vez y tengo que decir que unido al tiempazo que nos hizo, terminé completamente enamorada del lugar, de sus casitas, su playa, su buen comer…




Y llegada la noche nada mejor que una cena en el restaurante Campagne & Gourmandise con una cocina inmejorable digna del país vasco francés



El restaurante esta situado a escasos metros del hotel, cruzando el jardín a pie, por lo que ir con Cas cenadita, en pijama y en su carrito no era nada engorroso y nos daba margen para cenar sin demasiados cambios que le alterasen el sueño. Además que al ser una niña tan tranquila nos permite disfrutar de un montón de cosas sin pasar por los agobios de llantos incontrolados (que también conocemos aunque no sean tan frecuentes)


En definitiva, Semana Santa completita, que nos hizo cargar pilas para la que se avecinaba y no nos cabe duda de que repetiremos en un futuro en mismo lugar y con las mismas personas, pues sé de otra más a parte de mí que se quedó melancólica perdida una vez se descubrió aquellos paisajes…













0

Instalados y en marcha!!

Después de casi un mes de locura desde que supimos que nos mudábamos a Lausanne, ha sido un mes de caos que ha pasado a la velocidad del rayo y del que a penas he sido consciente. Sólo me sale contarlo al más puro estilo propio de una película de Charles Chaplin.


No sólo por el interminable papeleo que implica un traslado a otro país, también porque a ello hay que sumar una buena cantidad de eventualidades propias del acontecimiento, tales comodes pedidas y llantinas exprés, embalaje y desembalaje de casa, veloces y continuas visitas a Ikea, limpieza, organización, bebé para arriba y bebé para abajo… y “voiiiilà”!!! sin comerlo ni beberlo de Semana Santa a hoy, nuestra vida ha dado un giro de 360 grados.


Es por ello, por la urgencia de los trámites, por lo que me vi obligada a hacer un paréntesis para que El Mundo Con Canicas se estabilizara, aterrizara y pudiera dar lo mejor de él dentro de su nueva aventura aquí donde hemos venido a parar, a un lugar idílico donde los haya, en el corazón de los Alpes y a orillas del lago Lemán , donde las vistas desde cualquier alto te dejan sin habla,  y es que, estas montañas imponen, y mucho







Estamos MUY emocionados con esta nueva aventura, sólo llevamos aquí quince días y veo lo diferente que es todo a nuestra cultura, por un lado lo increíblemente bien que funciona la administración suiza, fruto de su amor por el orden y su alto sentido del civismo,  y, por otro costumbres  que nos llegan a complicar bastante algunos aspectos cotidianos… Mi única queja de momento, aunque no poco importante, se debe al escasísimo acceso a cualquier guardería o servicio alternativo de cuidado de bebés conocido aquí como “Maman du jour”  (Mamá de día, designada por la Administración que cuida de algunos niños en su domicilio particular). Esta queja no se debe al precio poco económico, que como podéis imaginar no lo es,  se debe a que hay limitadísimas plazas para los bebés y si la mamá en cuestión no trabaja las posibilidades se reducen aún más,  y en mi caso particular se complica no sólo por mi absoluta necesidad de aprender francés para poder manejarme, sino, porque Casilda está acostumbradísima a rodearse de un montonazo de primos y el hecho de dejar de estar con niños de forma radical no me gusta. Esta es la primera cuesta arriba (y seguro que no es la última) que nos hemos encontrado, pero el resto de cosas vienen dadas de la mano y cuando te dicen que te entregan un papel tal día, es de verdad, y si te dicen que tu permiso de residencia puede tardar, resulta que tarda 15 días, y si el electricista viene a una hora exacta, pues te llama para pedirte permiso para llegar un poquito antes, y estas y, otras maravillas como el queso o el chocolate, o sus inmejorables vistas del lago y las montañas desde cualquier rincón o su suave clima primaveral a estas alturas del año son las que encontramos positivas en contraposición a mi queja.


Pero todo forma parte del reto familiar que nos hemos fijado, y como grandes luchadores que somos lo daremos todo en cada momento.


De momento, y antes de comenzar este nuevo capítulo en Lausanne de El Mundo Con Canicas, donde iré actualizando todas las anécdotas propias de la vida aquí, quiero dar marcha atrás en el tiempo y situarme allá donde me quedé cuando empezó toda esta vorágine, comenzando por la segunda parte del viaje de Semana Santa que concluimos en Biarritz.


Qué gusto da estar ya asentada, con internet funcionando en casa y retomando las viejas y gustosas costumbres! 

2

Estamos de mudanza!

Por más que busco un hueco para poder contar todas las cosas que tengo que contar me es materialmente imposible. Así que me veo obligada a dejar pendientes un montonazo de posts para cuando estemos asentados en nuestro nuevo destino, el cual iré destapando poco a poco a través de instagram.
Espero retomar el blog antes de lo previsto!

Un abrazo!!

www.planetacurioso.com
0

Viajes

En nuestra familia somos unos enamorados de los viajes en general, pero cuando algo nos gusta en particular podemos llegar a obsesionarnos y MUCHO.

Como primer viaje familiar de Semana Santa, el viaje inicialmente preparado, fue algo modificado por Carlos,  y haciendo gala de sus maravillosas e inesperadas sorpresas, se las ingenió para llevarnos nada menos que a Eurodisney!



Sí, sé de sobra que es algo precipitado llevar a Cas a Eurodisney porque por su edad, no se iba a enterar de nada de lo que sucedía a su alrededor, pero lo cierto es que el mundo Disney de siempre nos ha tenido enamorados y nos entusiasma sentirnos como enanos cuando estamos allí, total, que el hecho de ir con niños, finalmente, se convierte en una excusa estupenda, y por supuesto, el hecho de tener una hija ya es el mejor pretexto de todos!


Como siempre hemos hecho, la primera noche la pasamos en París, tenemos especial cariño a esta ciudad, nos encanta, y hemos repetido varias veces, como novios, como marido y mujer, y ahora como familia, y no podíamos dejar a la peque sin su primera foto con la Torre Eiffel.

 
La verdad es que la ciudad desprende encanto por cada uno de sus rinconcitos, me encantan sus calles, sus edificios, sus extensas plazas o sus románticos puentes sobre el río Sena. Nunca me canso de pasear y pasear para encontrarme increíbles tiendas de ropa, sabrosos macarons, o aromáticos quesos franceses, con cada viaje hago nuevos descubrimientos que me enamoran aún más.
 
 
 
 
Y si encima la visita a París tiene como colofón unos días en Eurodisney, pues sueño cumplido. 
Como ya he comentado antes, vivimos nuestras estancias en Disney como enanos, a pesar del frío que pasamos, lo aprovechamos a tope, y más viendo a Casilda cómo disfruta con sus primos, porque aunque no apreciase el hecho de rodearse de todos los entrañables personajes de nuestros cuentos, ella estaba más que encantada de pasar el rato con sus primos, de verles reír, correr y hacerle carantoñas… sin duda su mayor placer cogerse de la  manita de su prima mayor Susi y pasear con ella. Ese ha sido su Disney particular, nada más despertarse la iba a buscar a su habitación para corretear el pasillo juntas. Felicidad para ambas, para la prima mayor y la prima menor de este lado de la familia.
 
 
 
La magia de Disney siempre está en el ambiente, y siempre quedarán las fotos como recuerdo de su primer viaje en sí, su primera cabalgata de quienes serán parte de sus personajes preferidos según los vaya conociendo a medida que crezca.
 
 
 
 
  o sus momentos en pandilla con sus primos.
 
Y mientras, sus papás, iremos disfrutando también de esas escapadas encubiertas detrás de los chiquitines.
 
 
Con este post he decidido abrir una nueva sección dedicada a los viajes, con el fin de compartir nuestras experiencias y que puedan servir de guía para todo aquél que esté interesado.