0

Montreaux, la ciudad del Jazz

Ahora que ya el verano nos ha dicho adiós de forma radical a los que habitamos en Suiza, es inevitable pensar en esos días de sol que tanto hemos disfrutado y que en estos momentos empezamos a añorar con tan inesperada rasca de 10ºC. Unos recién llegados españoles no estamos preparados para estos eventos gélidos en septiembre.

Todo el buen tiempo queda ya en el bonito recuerdo de este verano suizo. Y para entrar un poco en calor recordamos hoy nuestra visita a Montreux la cuidad del Jazz, porque allí se celebra anualmente el mayor festival de Jazz del mundo que recoge a grandísimos artistas durante todo el mes de Julio, los cuales se turnan diariamente ofreciendo auténticos conciertazos para todos los amantes del Jazz.


Nosotros, por Casilda, nos quedamos con las ganas de asistir a uno de las impresionantes actuaciones que había en cartel y que podéis ver en su página oficial de Montreux Jazz, esta vez para morir de la envidia , pero para no perder la oportunidad el año que viene.

¿Dónde está Montreux?
Perteneciente al Cantón de Vaud se encuentra a tan sólo 20 minutos de Lausanne en coche o en tren, justo en dirección opuesta a Ginebra y es que, si en Ginebra está el vértice izquierdo del lago, en su lado opuesto nos encontramos con Montreux. Sin duda dos ciudades importantes para protagonizar los dos extremos.


Wikipedia

Festival de Jazz de Montreux
Desde hace 67 años comenzó siendo un festival de música Jazz, pero a partir de los 70 todo tipo de músicos se acercaban para formar parte del mismo. Artistas de la talla de Ella Fitzgerall, Frank Zappa, Mike Oldfield, Eric Clapton, Muse, Jamiroquaid, Carlos Santana, Ray Charles, Camarón de la Isla, Deep Purple cuya canción “Smoke on the water” se dice que está dedicada al incendio que se produjo en el teatro donde iba a tocar Frank Zappa y al que el grupo iba a asistir; eran algunas de las muchas estrellas que asistían al Festival.
Pero sin duda la estrella por excelencia que ha dejado parte de su historia en este lugar es, nada menos, que Freddy Mercuri, quien directamente tiene una estatua dedicada en su memoria y que no pasa desapercibida para nadie.


Parece ser que en los últimos años de su vida los pasó en esta ciudad y se dice que sus cenizas podrían haber sido lanzadas al lago Lemán, a los pies de la misma estatua.

Diversos ambientes.
Quedamos enamorados de esta ciudad, además de por su íntima relación con la música, por los diversos escenarios que ofrece, 

1. Unas elegantes vistas a la ciudad que sube la ladera en la que se distinguen a la perfección los antiguos edificios muy bien conservados; 

2. La zona reservada para el Festival, que va bordeando la costa y está llena de guiños al mismo como la valla que bordea al lago que en realidad es un pentagrama con sus notas musicales. Esta zona desprende movimiento por todas partes, porque está llena de restaurantes, está el pabellón principal donde tienen lugar los conciertos y  el tránsito de personas, con el buen tiempo, no acaba nunca. Además, te encuentras siempre pequeñas bandas que van tocando por la calle animando a los transeúntes que, como es de esperar, terminan por dejarse llevar por los timbales.



3. En dirección contraria al festival te encuentras con un paisaje precioso, casi selvático, que mezclándose con el lago se convierte en la mismísima jungla. Lleno de flores y de unas esculturas muy curiosas que van desde vallas oxidadas, televisores apilados, tripas de ordenadores hasta WC, es un paseo de lo más singular.



Está claro que Montreux es una ciudad muy ecléctica en la que todo o casi todo está es arte, por alguna razón gustaba tanto a todas estas grandes estrellas que siguen asistiendo y pasando el testigo a las nuevas generaciones sin perder la tradición. Sin duda un gran evento por descubrir desde las entrañas del Festival que es donde verdaderamente se cuece lo importante.



Con todo ésto Montreux pasa a ser una de las ciudades de obligada visita para quienes os animéis a venir a Suiza. Para más información podéis visitar la página oficial de Montreux