1

¡Y llegó el Primer Cumple!

¡¡Ya no puedo esperar más para hablar del cumpleaños de Casilda, estoy que reviento!!

Hace ya más de un mes que pasó y la verdad que estoy muy orgullosa del resultado teniendo en cuenta que lo preparé en tiempo récord, y cambiando de temática a última hora. De hecho no hubiera llegado sin la ayuda de sus incondicionales tías Queca, Marta y Nena.

En un primer momento quería que la temática del cumple con todo motivos vintage, porque era un tema que me encantaba y al que veía que podría sacar mucho provecho además de aprovecharme del hecho de que Casilda no haría peticiones y deseos imposibles.
Y entonces lo vi claro, cada día, en el momento de entrar en casa, lo primerísimo que hace nada más dejarla en el suelo es acudir gateando (hoy en día ya, pasito a pasito y sin ayuda) a abrazar, o más bien “amasar” a su querida vaca Piluca




Y es que han sido muchos momentos mano a mano con su vaquita… 


Así que no pude negárselo y decidí que el cumpleaños sería un homenaje a ella y a su vaquita Piluca!
Por ello me puse manos a la obra, y empleé todo tipo de motivos que recordasen a Piluca, y llené el jardín de pompones de papel, globos, y velas



manteles, servilletas, platos, cubiertos y vasos de los colores propios de la susodicha. La mesa de dulces fue, como no podía ser de otra manera la protagonista, incluyendo zumos, batidos, chuches, y cake pops.



Tengo que aclarar, porque si no lo hago muero, que los cake pops eran mi primera incursión en ellos y por esa razón,  por no haber reservado un poco de tiempo para guardarlos en la nevera, combinado con el maravilloso día de sol intenso que hizo, no fue el mejor de los resultado, pero lo cierto es que ese aspecto decadente (hasta el punto de casi no ser publicado), me ha parecido tan natural y apetitoso a la vista que finalmente me he decantado por ponerlo. Finalmente fueron arrasados.

La mesa de salados con quesos, croquetitas de la abuelita y mini hamburguesitas y mini perritos.



Y no contesta con todo ello decidí hacer una fusión entre Canicas y Piluca, y el resultado fue EXCELENTE



Los disfraces fueron facilísimos de hacer, compré pantalones y camisetas blancas entre zara y decathlon. Luego hice las manchitas con papel fieltro adhesivo pegándolas así muy rápida y cómodamente, por ello me animé a hacer los manteles.

Y como me sobró papel y me apetecía darlo todo en el primer cumple de mi peque, nos liamos la manta a la cabeza y nos enfundamos otros disfraces para nosotras las organizadoras del evento, el maravilloso, único y genuino COW DREAM TEAM!


Vistos todos los detalles ya sólo quedaba disfrutar, y ¿como no? ¡¡soplar la tarta!! 

Una tarta que sin duda fue la protagonista junto con la homenajeada Casiluca, y ¡no era para menos!




Sweet Caroline fue la encargada de realizar esta obra de arte que destaca por la perfección de cada detalle, donde hasta la tipografía era clavadita a la de la web (cosa que me encantó). Y qué decir de su relleno a base de red velvet que nos hizo repetir a más de uno, sin duda este y el resto de su trabajo junto a su nuevo proyecto que pronto saldrá del horno, se merecen un post propio que en su día publicaré.