8

Una auténtica crêperie suiza

Pensaba que todos las creperías era iguales, de hecho en Madrid apenas íbamos a una porque todas me parecían lo mismo y solía salir con un dolor de tripa importante debido al empacho. No me interpretéis mal, esto no es más que un acto de glotonería, me gustan, ¡y mucho!, pero precisamente por lo que me gustaban y por salud, terminé por evitarlas.

Le chandeleur_creperie

Leer más

6

Un merecido descanso

Por fin llega el fin de semana que tanto estábamos esperando, la pasada semana fue una locura que tuvo como colofón el traslado a Suiza y aunque fue un interesante road trip en el que pudimos disfrutar de Zaragoza para después descansar en Barcelona donde, además, tuve el inmenso placer de conocer personalmente a Ruth,( autora de Mr and Ms Lemon y a su encantador señor Lemon), no dejó de ser lo que viene siendo conducir unos 1.400 Km en día y medio…¡una paliza!

Total, que esperábamos este fin de semana como agua de mayo para relajarnos, descansar y disfrutar de la paz propia de Suiza. Así que mis planes están más que “cantados”, pienso disfrutar de una buena lectura de Kinfolk Table, deleitarme con sus preciosas y cuidadas imágenes y ¿por qué no? lanzarme a hacer alguna de sus suculentas recetas

Kinfolk

Leer más

1

Conducir en Suiza II

Peajes

Otra de las ventajas del sistema Suizo con respecto al uso de las autopistas es que no hay peajes, tu pagas una tasa anual de unos 40 CHF (32,50 EUR) y puedes circular por todo Suiza olvidándote de los peajes, creo que es un precio más que razonable para quienes residen en el país.

Esta pegatina te servirá para circular por todas las autopistas



Ahora bien, para aquellos que quieran pasar unos días con su propio vehículo y circular por Suiza, tendrán que pagarlos igualmente de forma obligatoria una vez se encuentren en la aduana, y quizá en estos casos no compense tanto.

– Parquímetros 

En cuanto a los parquímetros, encontrar sitios es mucho más fácil, y en Lausanne ciudad puedes encontrar algún que otro sitio por el centro, aunque no siempre das con uno a la primera, alguna vuelta toca darse o rezar a San Antonio.

Puedes encontrarte dos tipos de estacionamiento regulado, uno por el que pagas una única vez comprando el llamado “disco de estacionamiento” ( disque de stationnement)  y que venden en algunos establecimientos, por ejemplo en Media Markt, o en supermercados (por ahora sólo los he visto ahí) y que sirve sólo para aquellas zonas marcadas con la señal

 



Te pone el máximo de horas que puedes estacionar y que varía según las zonas, sólo tendrás que marcar la hora de llegada en tu “disco de estacionamiento“. Todo el mundo lo cumple a rajatabla y si van a exceder el límite marcado, como buenos ciudadanos vuelven al coche para modificar su hora del disco.

Luego están las zonas de estacionamiento que ya tienen más que ver con las nuestras, aquellas en las que hay que abonar el dinero directamente en los parquímetros habilitados. Estas zonas se identifican con una señal como esta

 
 


Y para finalizar este post, decir que en general, el máximo de velocidad autorizado en el país es de 120 Km/h, pero no hay ninguna señal que lo indique, sólo aparecen señales de velocidad inferior en determinados tramos. Por ello, es probable que si llegas a Suiza de nuevas, sabiendo que hay radares por todas partes, sin ver señales de máxima velocidad permitida 120 y nadie te avisa, pasarás días conduciendo a 100 y viendo, con tu cara de mayor despiste, como los demás coches te sobrepasan sin miramientos.

Y por ahora cerramos este último capítulo dentro de la guía de vida en Suiza.

0

Conducir en Suiza

Hoy, y a raíz de la foto que saqué en Madrid de modelo “ideal” de aparcamiento, 



dedico este post a contar un poco como es la conducción por Lausanne.

Vivimos en un lugar un poco alejado de Lausanne ciudad, a unos quince minutos en coche, con un montón de cuestas que subir y a las que no llega ningún autobús (salvo el escolar), por lo que, hasta ahora, nos hemos desplazado siempre en nuestros coches.

Es más que conocida en Suiza la rectitud de la Administración en todos los sentidos y, desde luego, mucho más cuando se trata de la seguridad vial.

La gran mayoría de cruces están provistos de estos simpáticos radares que no dudarán en hacerte una preciosa instantánea incluso si te detienes en el mismo paso de cebra por haber apurado al máximo el ámbar del semáforo



y lo digo hablando con conocimiento de causa.

Luego está el tema de los semáforos inteligentes, por lo que raras veces te encuentras un atasco injustificado ya que en cuanto el semáforo, gracias a sus sensores integrados, detecta que no hay coches, cierra el semáforo para abrir el del cruce y viceversa. Siempre dando prioridad a las calles con preferencia. 


Yo no sabía que esto existía, hasta llegar aquí, y la verdad es que para lo “constreñido” que resulta circular por Lausanne, aún no me he topado con un atasco inacabable salvo en horas puntas o por algún accidente, y tengo que decir que para la poca paciencia que tengo, esos atascos los llevo a las mil maravillas.


Todo esto está muy bien, todos respetan las normas y todos son amabilísimos en la conducción, te dejan pasar cuando pones el intermitente, nadie te pita si te has quedado embelesado mirando el lago mientras se pone en verde, ni se percibe tensión en la conducción.

Ahora bien, Lausanne es una ciudad conocida como la “San Francisco” Europea, todo ello debido a sus espectaculares pendientes allá por dónde vayas, y supongo, que es por ello, por lo que si te equivocas aún con ayuda de GPS no hay marcha atrás, y tendrás que dar tooooodo un rodeo a la ciudad para volver a posicionarte donde estabas inicialmente y así repetir la operación de forma correcta,  y es que, debido a la predisposición de los carriles, es altamente probable que te equivoques, puesto que cada carril te obliga a ir en una dirección, y si no estás en el carril apropiado, no podrás cambiarte y la única salida es volver a repetir la operación, pasando por los mismos sitios por los que viniste…. 

Pero como digo, supongo que esto es debido a la situación de Lausanne, veremos a ver si sucede lo mismo en otras ciudades.

Mañana contaré un poco sobre el sistema de parquímetros, a  mí me hubiera encantado haberme encontrado con toda esta información antes de venir, por eso he decidido compartirlo.
0

Chocolate en Suiza

Sí, ya lo sé, llevo días sin escribir, pero entre los días que cogimos para celebrar nuestro 5º aniversario de boda, y entre que el intensivo de francés me tiene absorbida y el tiempo libre lo uso para estudiar, me he tenido que reorganizar en tiempo y espacio para hacerme con todo de nuevo.

Además, ya ha llegado el solecito a Lausanne, y para qué engañarnos, no puedo evitar aprovechar y darme algún que otro paseo por las calles de esta increíble ciudad y sus alrededores. 









La luz del sol, el paisaje, el lago que se ve por todas partes…cualquiera se enamora!! (Veremos a ver si sigo opinando lo mismo con la tercera nevada!)

Como digo, de momento, el sol ha salido, y la gente se ha lanzado a las calles, y yo entre ellas con Casilda.  Y si el sol alegra, más lo hace el hecho de que mañana nos vamos a  Madrid un visita! y por eso he tenido que hacer la parada obligatoria en Blondel para abastecer a los golosos del mejor chocolate que, ( y de verdad que no exagero) he probado en mi vida. 

Aconsejo a todo aquel que venga a Lausanne, que se deje ser por esta tienda de chocolate, que aunque es bastante cara (teniendo en cuenta que toda Suiza es carisísima) de verdad que merece la pena probar el chocolate porque el sabor es especial,  yo he notado la diferencia.

 Así que os dejo con unas imágenes que endulzarán el fin de semana a los más chocolateros